Ahorra 2000€ por empleado ayudándoles a dejar de fumar

programa-dejar-fumar

El consumo de tabaco en el trabajo sigue siendo uno de los problemas que más afecta a las empresas. 2000€ es el coste medio anual que paga una empresa por cada trabajador fumador, teniendo en cuenta la pérdida de productividad y el absentismo laboral.

Un fumador que toma 4 descansos de 10 minutos cada día trabaja un mes menos que un no fumador en el transcurso de un año.
Esto afecta directamente a la productividad de la empresa, a lo que hay que añadir el impacto generado por razones de salud ya que las bajas de un fumador suelen multiplicarse x3.

Un trabajador fumador le cuesta a la empresa 2000€ anuales y trabaja 1 mes menos que un no fumador

 

Una encuesta de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria muestra que hasta el 70% de los fumadores ha intentado al menos una vez dejar el tabaco, y un 29% ha hecho más de 3 intentos. Pero aun así, siguen fumando.

Adicionalmente, un estudio realizado por Sanitas relacionado con el consumo del tabaco concluye que sólo el 5% de los encuestados afirma que sus empresas le ofrecen ayuda para dejar de fumar.

Está en mano de las empresas fomentar actividades o prácticas saludables que no sólo mejoren la salud de los empleados sino que también repercutan en el buen funcionamiento de la empresa.

¿Qué puede hacer una empresa para ayudar a un trabajador a dejar de fumar?

Recordar los beneficios de dejar de fumar

La gente sabe que fumar es malo para ellos, pero nunca está de más recordarlo.

  • Lleva a cabo una reunión periódica para analizar lo perjudicial que es para la salud y los costes que supone el fumar.  
  • Coloca carteles en los centros de trabajo con consejos básicos para dejar de fumar.
  • Incluye artículos artículos en los boletines semanales
  • Realiza un test que ofrece una visión personalizada del tipo de tabaquismo.

Ofrece un programa para dejar de fumar

Estos programas generalmente incluyen cursos para enseñar a los empleados cómo dejar de fumar, tener acceso a consejeros capacitados y terapia conductual para ayudar a los empleados a dejar el hábito.
Coordina el programa con tu plan de bienestar. Con estos programas, los empleados tienen más posibilidades de dejar de fumar que si lo intentan por sí mismos.

Recompensa a los que no fuman

Es sabido que existe una sensación de injusticia entre las personas no fumadoras con respecto a las pausas que hacen las fumadoras. El tiempo es oro, como dice el refrán. Y mientras unos están fumando, otros siguen siendo productivos. ¿Por qué no recompensarles?

Una empresa japonesa decidió compensar a sus empleados no fumadores con 6 días extra de vacaciones por todos los descansos que hacen de más sus compañeros fumadores con días libres. ¿El resultado? 4 de los  42 fumadores trabajadores han dejado el tabaco para recibir esos días extra de vacaciones.

Las personas responden positivamente a los incentivos y esto les da a los fumadores un impulso adicional para dejar de fumar.

No te rindas

Es posible que tus empleados no puedan dejarlo en su primer intento. No te rindas. Apoya sus esfuerzos para intentarlo de nuevo.
Házles saber de nuevo que pueden inscribirse en el programa para dejar de fumar, qué les haría elegibles para cualquier recompensa por dejar de fumar. Incluso si a un empleado le toma años dejarlo, sigue siendo excelente para su salud y para la empresa.



Dejar de fumar es extremadamente difícil. Al ofrecer estos consejos y medios para dejar de fumar, alentarás a tus empleados a abandonar finalmente este hábito tan perjudicial.

Port Relacionados

Leave a comment

WordPress Video Lightbox Plugin